Las altas temperaturas del verano pueden ocasionar daños a tu perro, como deshidratación, almohadillas quemadas o golpes de calor, estos solo son algunas de las complicaciones que sufriría tu mascota si no estás atento durante esta temporada. En vista de esto, es necesario conocer cuál es la Protección solar e hidratación de tu perro en verano más adecuada, con las mejores recomendaciones para que tu mascota no sufra incidentes por el calor.

Las 8 mejores formas de cuidar a tu perro en verano

Hidratación

Mantener hidratadas a las mascotas en verano es necesario y primordial. El envase de agua siempre debe estar disponible y colocado en una zona lejana al sol. Es ideal que el agua se mantenga fresca, por lo que se sugiere cambiarla a diario para evitar que se entibie. Otra forma de aportar hidratación extra es brindándole un helado para perros y usar hielo como juguete.

Alimentación

Las elevadas temperaturas del verano suelen provocar cambios de comportamiento, irritabilidad y poco apetito en muchos caninos. Un cambio en su rutina alimenticia es una buena manera de estimular al perro a comer. Proporciona los alimentos en las horas más frescas del día pues eso también le ayudará a realizar bien la digestión. Otras formas de aportar hidratación es darle la comida húmeda y proveerle pequeñas porciones de frutas como la sandía y el melón.

Horario de paseos

En verano los ejercicios y paseos del perro deben programarse para la mañana o al final de la tarde a fin de evitar las horas de mayor sol. El ejercicio debe ser moderado para evitar que pueda sofocarse o deshidratarse. También se sugiere adquirir zapatitos para perros y usar un gel protector de almohadillas para evitar que sus patas puedan lastimarse con el asfalto caliente. Es muy importante llevar contigo un recipiente con agua fresca para el perro.

Almohadilla de enfriamiento para perros

Las mantas refrigerantes contienen un gel que puede absorber el calor de tu mascota y lo ayuda a refrescarse rápidamente. Es recomendable su uso si en verano llevas al perro de viaje o a pasar el día en el parque. En el hogar se debe colocar la cama del perro en un lugar fresco, alejada del sol y con suficiente ventilación. Nunca se le debe dejar atado en el jardín.

Desparasitación

En verano se incrementan los parásitos caninos. Consulta con el veterinario el momento más apropiado para administrar a tu mascota productos desparasitantes internos y externos.

Cuidado del pelaje

El pelo del perro funciona como un aislante de calor y previene las quemaduras del sol en su piel, por lo que no es recomendable cortarlo. De manera natural el pelo muerto se caerá para que el pelaje sea menos pesado y más fresco en verano. Cepillarlo con frecuencia contribuirá con este proceso natural y servirá para desamarrar nudos y detectar parásitos externos.

Protector solar

Aunque a todos los perros les encanta tomar sol, en verano pueden terminar con quemaduras en las partes más sensibles de su cuerpo. Para evitarlo se recomienda usar un protector solar factor 50 que lo proteja bien.

¿Cómo mantener a tu perro fresco?

Si aumenta mucho la temperatura se recomienda aumentar la frecuencia de los baños. Una visita ocasional a la piscina es una juguetona forma de que tu perro se refresque. Otra opción es utilizar un atomizador para rociarle el pelaje y mojarlos un poco. Recuerda estar atento a lo que hace tu mascota para evitar que sufra accidentes.

Con estas recomendaciones y cuidados tu perro disfrutará del verano.